Escaleras de emergencias y de incendios

Escaleras de caracol

Las escaleras de caracol estándar fabricadas actualmente en Meiser se fabrican a modo de sistema de encaje, compuesto por un tubo de soporte con el tubo de casquillo correspondiente.A modo de base se emplean cuatro emparejamientos de tubos, cada uno de los cuales puede escogerse conforme al diámetro y la altura de la escalera y en consonancia con las exigencias estáticas. Debido a las tolerancias permitidas según la norma DIN en los emparejamientos de tubos empleados pueden producirse desplazamientos del casquillo durante el montaje que no serán tolerados en todos los proyectos de obra. Mediante el anillo intermedio que le ofrecemos, suministrable conjuntamente como pieza torneada de acero, es posible contrarrestar este fenómeno. La unión entre los escalones queda garantizada mediante casquillos de tubo y tornillos especiales. Los balaustres quedan fijados en uno de cada dos escalones mediante una atornilladura. Los pavimentos de rejilla de las escaleras de caracol se sueldan de forma estándar con protección antideslizante y sin frontal a un marco giratorio de material plano a distintas alturas. El borde exterior del escalón es recto (en el radio de la escalera también puede ser redondeado) y tiene una altura uniforme. También es posible un frontal de seguridad (SAK) soldado adicionalmente como modelo especial.

El diámetro más reducido para la escalera no debería ser inferior a 1300 mm, ya que aquí debe contarse con una utilización muy restringida. Una anchura de paso útil de 1000 mm puede conseguirse con un diámetro externo de aprox. 2900 mm. Los diámetros superiores a 4000 mm apenas pueden dominarse estáticamente. En este caso se debería pensar en un modelo de escalera de espiral con zanca interior y exterior.

Un tema crucial son los descansillos dispuestos uno sobre otro con una altura de planta de aprox. 4000 mm. No todos los diámetros permiten escoger una relación de subida segura, garantizando al mismo tiempo una altura mínima de paso de 2000 mm.

Nuestra experiencia así como las evaluaciones de estadísticas de accidentes han puesto de relieve que deberían instalarse pendientes entre 140 y 190 mm y huellas entre 260 y 320 mm en consonancia con la siguiente fórmula.

Para una buena transitabilidad de la escalera, el valor sería:

2x (s) pendiente + (a) huella = 630+/- 30 mm

el ángulo de pendiente debería estar entre 30° – 45°.

En este sentido debe tenerse en cuenta que el área para la medición de la huella en la escalera de caracol se desplazaría desde el centro del escalón hacia fuera, hasta la barandilla. (véase la técnica)

Las instalaciones arquitectónicas deben estar dispuestas de tal forma que pueda prevenirse la aparición de un incendio y la propagación de fuego y humo, y que en caso de incendio sean posibles el rescate de personas y animales así como unos trabajos de extinción eficaces.

Todas las partes del edificio con salas para el personal deben ser accesibles en cada planta mediante al menos dos vías de emergencia independientes una de la otra. La primera vía de emergencia debe pasar, en partes de edificios que no estén al nivel del suelo, al menos por una escalera necesaria. La segunda vía de emergencia puede ser un lugar alcanzable mediante dispositivos de salvamento del cuerpo de bomberos, o una segunda escalera necesaria.

Las escaleras de incendios y escaleras de bomberos son salidas de emergencia sustitutivas. No deben planificarse desde un principio a modo de vías de emergencia fundamentales y verticales. El "Documento de trabajo sobre vías de emergencia" describe los requisitos individuales. Las escaleras de incendios que son escaleras de acero abiertas también pueden servir como vías de entrada para el cuerpo de bomberos. La segunda vía de emergencia a través de escaleras de emergencias y de incendios es obligatoria en muchos edificios, para que en caso de necesidad sea posible garantizar una evacuación segura. Esto se debe a que, en caso de incendio, la escalera de incendios puede ser la última salida. Asimismo, la segunda vía de emergencia debe asegurar la accesibilidad por parte del cuerpo de bomberos.

La responsabilidad de cumplir estas reglas recae tanto en una normativa legal clara como en la inspección por contratistas de obras y planificadores. Una escalera de acero que no haya sido instalada de manera profesional o cuyo mantenimiento sea insuficiente es tan intolerable como la ausencia total de una vía de emergencia reglamentaria.

Con las escaleras de emergencias y de incendios de MEISER puede estar seguro de que estará equipado para cualquier caso de urgencia.