Tecnologia di zincatura

Con la puesta en marcha de la nueva instalación de galvanización al fuego, en el verano de 2011 comenzamos un nuevo capítulo. El galvanizado al fuego es el último pero esencial paso de la fabricación de rejillas y garantiza una protección contra la corrosión de los productos MEISER durante muchos años sin necesidad de medidas especiales de mantenimiento. Nuestro nuevo edificio combina una agradable arquitectura industrial con la técnica más moderna. Tanto el medio ambiente como los trabajadores se benefician de una fábrica sin sustancias nocivas y unas condiciones de trabajo ejemplares, que hacen olvidar las concepciones corrientes de un taller de galvanización. Tras la hermosa fachada se desarrollan en muchas áreas los procesos automatizados que persiguen el mayor grado posible de eficiencia y calidad.

Cada una de las rejillas avanza de manera sincronizada en el proceso de galvanización y se puede seguir desde que se suspenden en el travesaño hasta que se retiran de las estaciones de elevación y descenso. De este modo no existe el peligro de que las rejillas se „pierdan“ en el proceso de galvanización. El tratamiento químico previo, un proceso que respeta el medio ambiente en el aspecto técnico, tiene lugar en un área completamente aislada, la cual conduce las emisiones generadas a través de un dispositivo de aspiración hasta un sistema de filtro, de forma que no suponen una carga para nuestro medio ambiente. Mediante una secadora de alto rendimiento obtenemos unas superficies muy limpias y precalentadas antes del proceso de galvanización. Esto tiene un efecto muy positivo en el consumo del cinc y en la calidad de las superficies. El cinc es una materia prima muy valiosa que se debe manejar con cuidado.